Espagne : prière pour la paix en Colombie

Publié le : 5 décembre

Mes Dominicano por la Paz (1º Domingo de Adviento – 1 de enero, Día Mundial de la Paz.
A petición del M.O del Promotor y Promotora de Justicia y Paz dominicanos, nos invitan a renovar nuestra oración y predicación como defenso-res y defenso ras de la Paz.

« Qu’ils sont beaux sur les montagnes, Les pieds de celui qui apporte de bonnes nouvelles, Qui publie la paix ! De celui qui apporte de bonnes nouvelles, Qui publie le salut ! De celui qui dit à Sion : ton Dieu règne !
La voix de tes sentinelles retentit ; Elles élèvent la voix, Elles poussent ensemble des cris d’allégresse ; Car de leurs propres yeux elles voient Que l’Eternel ramène Sion. Eclatez ensemble en cris de joie, Ruines de Jérusalem ! Car l’Eternel console son peuple, Il rachète Jérusalem.
L’Eternel découvre le bras de sa sainteté, Aux yeux de toutes les nations ; Et toutes les extrémités de la terre verront Le salut de notre Dieu. » (Esaïe 52,7-10)
C’est avec ces paroles du prophète Esaïe que la commission de Justice et paix de la province nous a proposé de prier pour la paix en Colombia, ce mois de décembre, au début de l’Avent, en suivant l’invitation du maitre de l’Ordre à toute la famille dominicaine.
Comme symbole on nous a proposé mettre dans nos chapelles une branche d’olivier. Voilà, comme exemple, des photos de décoration que j’ai reçues ces jours-ci de quelques communautés.
Nous partageons, avec vous toutes, la prière que la commission a faite.
Bon Avent !

“¡Qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que anuncia la paz, que trae la Buena Nueva, que pregona la victoria, que dice a Sión : « Tu Dios es rey » ! Escucha : tus vigías gritan, cantan a coro, porque ven cara a cara al Señor, que vuelve a Sión. Romped a cantar a coro, ruinas de Jerusalén, que el Señor consuela a su pueblo, rescata a Jerusalén ; el Señor desnuda su santo brazo a la vista de todas las naciones, y verán los confines de la tierra la victoria de nuestro Dios.” (Isaías 52, 7-10)
Con esta palabras del profeta Isaías, la comisión de justicia y paz de la provincia nos ha propuesto orar por la paz en Colombia, este mes de diciembre, al comienzo del Adviento, siguiendo la invitación del Maestro de la Orden a toda la familia dominicana.
Como símbolo se nos ha propuesto colocar en nuestras capillas una rama de olivo. Aquí tenéis, como ejemplo, fotos de decoración que he recibido estos días de algunas comunidades.
Compartimos con todas la oración que ha hecho la comisión.
¡Buen Adviento !

“Por lo tanto, proponemos identificar un período cada año en el que los dominicos/as en todas partes oren por la paz, y ofrecerán solidaridad para un proyecto particular.”

CELEBRACIÓN – VÍSPERAS Primer Domingo Adviento 2017

1.- Motivación : palabras del papa Francisco en la oración de su viaje a Colombia
“Es la hora para desactivar los odios, renunciar a las venganzas y abrirse a la convivencia basada en la justicia, en la verdad y en la creación de una verdadera cultura del encuentro fraterno. No tengan miedo a pedir y a ofrecer el perdón. No se resistan a la reconciliación para acercarse, reencontrarse como hermanos y superar las enemistades. Es hora de sanar heridas, de tender puentes, de limar diferencias”.

“En esta tarde queremos, en un gesto sencillo, descubrir que la reconciliación entre los colombianos es un proceso, no solo una meta o un estado perfecto porque nunca podremos afirmar que hemos llegado a él y menos que no podremos alcanzarlo. Es el sentido itinerante de la reconciliación”

2.- Situamos el contexto y lugar “Colombia de la guerra a la paz” ( La referencia está en una hoja a parte, está sacada de un tríptico que recibimos del Promotor de JyP de la Orden. La persona que prepara la oración selecciona lo que desee leer…)

3.- Introducción del Símbolo ¡¡El Olivo !! (fácilmente se encuentra en un vivero….)
Introducir el olivo de forma procesional, sostenerle en alto mientras se lee el comentario sobre el símbolo. Colocarle en lugar destacado en el oratorio

El Olivo es un símbolo bíblico, es símbolo de una paz de fuerte carácter. Cuando el mundo y las aguas volvieron a la paz, la paloma volvió con su rama de olivo al arca de Noé. Cuando el Príncipe de la Paz entró en Jerusalén, la multitud le saludó con ramos de olivo. Y en el monte de los olivos, se entregó para la salvación y la paz del mundo.

.(Permanecerá en el oratorio durante el adviento y hasta el 1 de enero del 2018. Día mundial de la Paz. Una vez concluido este tiempo, y quizá en el inicio de la primavera, sugerimos como gesto precioso, una salida comunitaria para plantar ¡¡el olivo-pacífico !! en algún lugar destacado.)

4.- Canto : Hoy comienza una nueva era. Pag 251 (Varias veces mientras colocamos el Olivo)

Lector : Esperamos un Salvador. Él nos trae la Paz. Él es el Príncipe de la Paz. Y solo desde El, la Paz será posible.

5.- Salmo 84 (Breviario tiempo de Adviento) Antífona “La fidelidad brota de la tierra y la justicia mira desde el cielo (rezada)

6.- Salmo 41 Antífona “como busca la cierva…. (cantada)

7.- Texto Is. 52, 7 – 10

Aclamación “Quiero ser oh Señor, instrumento de tu paz” Pag 122, solo 1ª estrofa

8.- Silencio participativo (se puede volver a cantar entre participaciones)

9.- Oración de la fraternidad PADRENUESTRO
(lo rezamos en pie, dándonos las manos…)

10.- Oración final
Te pedimos Señor, para nosotras, nuestra Congregación y toda la Orden de dominicos y dominicas, nos concedas ser constructores de paz en nuestros contextos cotidianos. Concédenos actitudes solidarias y dialogantes que favorezcan en nuestro mundo, la paz para todos. Te pedimos especialmente para que la paz y la reconciliación sean posible entre todos los habitantes de Colombia. Te lo pedimos a ti oh Cristo, que vives y reinas en la unidad del Padre y el espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

11.- Canto final “Un hombre del evangelio” Pag 348
(Sugerimos que, para continuar este tema de rezar por la paz durante el tiempo de adviento, hacer cada día, en nuestra oración comunitaria, una invocación por la paz en Colombia)

2.- Situamos el contexto y lugar : “Colombia de la guerra a la paz”
Si estuvimos en la guerra, como no estar en la construcción de la paz.

Después de más de 50 años de conflicto y un sin número de fallidas negociaciones, Colombia ha entrado en un periodo clave de su historia : la implementación del “Acuerdo de Paz” suscrito en el 2016 entre el gobierno nacional y la guerrilla, (FARC) Fuerzas armadas revolucionarias de Colombia.
El conflicto : más de 50 años de confrontación armada. Unos 7 millones de desplazados, 200 mil asesinados y alrededor de 60 mil desaparecidos, son unas de las trágicas consecuencias.
En Colombia la guerra ha sido librada por “diversos actores” que se han concentrado en regiones periféricas y rurales con baja presencia institucional. Una de estas es :

EL CATATUMBO : Ubicada en el nor-oriente de Colmbia, en la frontera con Venezuela. Es una región con una alta riqueza bio-ambiental e hídrica que contrasta con sus altos índices de pobreza y desigualdad. La gran mayoría de la población está dentro de la marginación socioeconómica y política.

El futuro puede ser prometedor para esta región. Las FARC, uno de los grupos más influyentes del territorio, han decidido dejar las armas y pasar a la esfera política.
El Acuerdo de Paz no solucionará todos los problemas que existen, pero sí generará un ambiente propicio y establece herramientas de participación e inversión para abordar aquellas violencias que habían estado invisibilizadas por el conflicto armado.
Las comunidades jugaran aquí un papel fundamental como protagonistas de las transformaciones. Su preparación y formación es crucial.

La Orden considera que su trabajo de varios años de fortalecimiento de las comunidades y apoyo espiritual deberá robustecerse. La provincia de Colombia ha puesto a disposición del territorio sus mejores recursos humanos y evangelizadores. Actualmente la Diócesis de Tibú (en esa región) cuenta con una plataforma de Pastoral Social seria y transparente que trabaja de manera constante. La Orden desea proseguir con estas iniciativas de paz de un territorio como referente de un nuevo país reconciliado.

Document(s)

carta_del_mo_mes_dominicano_por_la_paz-_diciembre_2017_1_.docx (70.4 ko)

 5 décembre 2017