Comentario a las lecturas biblicas del dia 23 /07 /2018 - xvi lunes tiempo ordinario

Publié le : 21 juillet

Lecturas :
• Gal 2, 19-20
• Jn 15,1-8

Les sugiero que comiencen por ampliar la lectura del texto que la liturgia nos presenta hoy, lean todo el pasaje, así podrán descubrir qué diferencia presenta, y quizás vivenciar del porqué la opción de estos solo dos versículos.

“Ahora, vivo creyendo en el Hijo de Dios.”

En qué pocas palabras Pablo sintetiza lo central del mensaje cristiano y su propia opción de vida. Permitir a la gracia que vaya haciendo espacio en él, en mí, en ti. La salvación para el ser humano viene solo de Dios y pasa a través de la adhesión que la persona hace a Jesucristo y su mensaje. “estoy crucificado con Cristo…vivo creyendo en el Hijo de Dios” afirma el apóstol. Pero, ¿cómo hacer realidad esto ? Todos sabemos que por el bautismo fuimos incorporados a Cristo y sin embargo ¡cuántas deserciones o rupturas de la gracia, que mi yo realiza en el transcurso de la vida ! ¡Quién no se ha topado con este actuar !

A pesar de esta constatación, nuestro anhelo de llegar a ser “otro Cristo” como decía San Alberto Hurtado va avivándose más cada día. No porque estemos seguros de nuestra fuerza “porque cuando soy débil decía Pablo, entonces es cuando soy fuerte” (2ªCor 12,10,) que es lo mismo que confirmarnos una y otra vez después de nuestras caídas cuando nos hacemos conscientes de nuestra pequeñez, de su gran misericordia y que de nuevo nos llama : te necesito y te basta mi gracia.

Imitar a Cristo ! ¿Cómo se hace ? No se trata, ni se trabaja como vemos que lo hacen los grandes imitadores en las plazas, en el teatro, en la televisión. Algunos consiguen ser una buena copia de sus modelos. El ser cristiano no es eso. No en hacer lo que Él hizo, sino lo que haría y cómo lo haría si estuviese en mi lugar y en mi época. No se trata de trasplantarnos a una cultura muerta y pasada, tampoco es una reconstrucción histórica de su vida, ya hemos sido salvados, no más salvadores.

Lo que nuestro mundo necesita y nosotros podemos hacer es dejar que la gracia que viene de Cristo se apoderé de mi, la deje actuar en mí y me comprometa, nos comprometamos en la construcción de su Reino. Es como nos dirá el evangelio de hoy, dejar fluir la savia del tronco de la vid=Cristo por todos los sarmientos, así produciremos unos mejores frutos. Les invito a decir y orar con el poema de Sª Teresa de Ávila :
Vivo sin vivir en mí…, Vivo ya fuera de mí, después que muero de amor ; porque vivo en el Señor, que me quiso para sí : …

“…sin mí no pueden hacer nada”

Hoy en el evangelio, Juan nos presenta y anima a crecer y permanecer en la fe en Jesucristo, tomando una imagen agrícola : vid-sarmientos-viñador. Nuestra fe solo nos puede sostener si se sustenta en el Cristo Resucitado. El sarmiento no da fruto separado de la vid, no sirve que la rama esté próxima al tronco, se necesita la unión y con palabras de la 1ª lectura, Pablo no dice : “ya yo no, es Cristo quien vive en mí”
Para dar fruto debemos conocer a fondo la vida de Jesús, hacer opciones de vida que nos lleven a vivir lo más parecido a como Él vivió, (no la imitación, Él es Dios, nosotros criaturas amadas y finitas), dejarnos iluminar por el Espíritu que será quién nos enseñare y nos de fuerzas, energía para vivir en el camino que se nos ofrece, y lleguemos a ser sus testigos.
Las palabras que Jesús nos dirige son palabras consoladoras, de ánimo. Gratuitamente hemos recibido el don de la vida, por eso se compromete a que nunca estaremos solos porque el Padre nos quiere, nos cuida y protege. Eso hace el buen viñador con su viña (Sal 80 ; Is 5, 2ss)
¿Cómo estoy de cerca o de lejos de Jesús ? Contemplen si pueden una vid y todos sus sarmientos… ¿Soy un sarmiento que da fruto o soy el sarmiento que crece, sobresale con solo hojas vistosas ?
Para los que están de vacaciones : descansen, repongan fuerzas…, y para todos que la bendición de Dios nos proteja.
Hnª V. León, Congregación Romana de Sº Domingo