España : eucaristía de acción de gracias en la jubilación de Piedad Núñez OP

Publicado el : 14 de julio de 2015

El domingo 28 de junio 2015 tuvo lugar una eucaristía festiva en la Parroquia de San Pedro Regalado, en Vallecas, con ocasión de la jubilación de Piedad, directora de la Escuela Infantil Nuestra Señora del Camino, escuela gestionada por la CRSD.

Después de 28 años de servicio en la Escuela y en el Barrio de Vallecas, Piedad compartió su testimonio, al final de la eucaristía :

“Ante todo, mil gracias a cada uno de los que ahora estáis aquí presentes, y a los que no han podido estar por diversas causas, pero que también se unen a nosotros, celebrando así la amistad y el apoyo en el camino.

Resulta hoy difícil decir dos palabras sin emocionarse, en este momento, os lo aseguro, pero lo voy lo intentar. Luís miguel me decía: “escríbelo” pero aún así.

Bueno, pues, por eso de concretar, yo quiero dar gracias hoy por cuatro cosas fundamentales en este período: la fe, el barrio, la parroquia y la Escuela Infantil

• La fe
Porque para mí, la fe, es el gran motor que dinamiza mi vida y lo que anima mis motivaciones de fondo y la respuesta a Dios cada día en lo concreto y en lo cotidiano, desde el seguimiento en la Vida Religiosa.

Es por eso que yo he querido concluir esta etapa importante de mi vida, con esta significatividad de la celebración de una Eucaristía y en esta parroquia concreta, que es testigo presencial de toda esta andadura.

• El barrio de Vallecas
Doy gracias a Dios por este barrio, al cuál llegué en el año 88 y siempre he sido muy bien acogida y me he sentido muy a gusto y muy feliz. Me ha ayudado a vivir con la gente sencillamente, y mira que el barrio no ha cambiado desde entonces…. pues también por esto doy gracias.

Estoy unida a mucha gente, lo siento como algo muy mío, de forma que cuando tengo que salir a cualquier gestión siempre tardo mucho más en volver de lo esperado, porque por el camino me encuentro con mucha gente con la que me tengo que parar y saludar y compartir.

En este barrio y desde la parroquia o a nivel individual hemos batallado por las mejoras en las viviendas, la reivindicación de los espacios culturales, las zonas deportivas, el transporte, las becas para libros de los niños. Mejoras todas ellas que se fueron consiguiendo. Aunque la gente iba consiguiendo sus mejoras en la vivienda y en el barrio pero seguían viviendo los mismos dramas personales.

• La Parroquia de San Pedro Regalado

En la parroquia, pues cuando yo llegué las Hermanas ya estaban aquí implicadas haciendo su labor. Pero enseguida pude colaborar en la acción misionera con niños y jóvenes, en las colonias en el verano, también en la liturgia, en el Consejo Pastoral. Y más tarde, en la acción caritativa que siempre ha sido amplísima, como en la actualidad.

Esto me permitió llegar al barrio en su faceta más débil, sufriente y desfavorecida y empezar a querer a las personas desde su ser más vulnerable.

Y algo muy importante es que en esta parroquia y en este contexto, en oct. del 89, aquí celebré mi profesión perpetua en la CRSD. Importantísimo para mí pero también para la parroquia y sus gentes. Era la 1ª vez y la única, creo, que en este lugar se celebraba una Profesión Religiosa. Fue todo un acontecimiento para la parroquia y para el barrio.

Doy gracias también a Luis Miguel, nuestro párroco, que además de animar y cuidar de dos parroquias y las Cáritas de ambas, se implica en la Escuela como ningún otro hasta ahora y doy por ello gracias a Dios.

• La Escuela Infantil
Y por último, ¡¡La Escuela!! Mirad, a mí los niños me cogieron desde el primer día y desde ese momento fui respondiendo con toda alegría y dedicación a lo que se me iba pidiendo. Hice los estudios de especialidad de infantil, fui tutora de aula durante dos cursos y desde el 92 se me pide hacerme cargo de la dirección de la Escuela sin esperarlo.

Es una larga historia de dedicación y de apuesta por la calidad en la educación en las primeras edades. Y es verdad que ha sido mucho empeño, muchas horas y muchos desvelos; sobre todo en aquellos años de transformación y adecuación de los espacios, hasta hacer que nuestra Escuela fuera un Centro perteneciente a la Administración en el 1º Ciclo de E. I.

Gracias a los profesionales de la Administración, Rosario Duce. A los compañeros y compañeras en el trabajo cotidiano en la escuela con la calidad que nos caracteriza, a los que solo puedo daros las gracias por las permanentes muestras de afecto y sana colaboración, aún en la discrepancia a veces. Los logros conseguidos en este camino han sido porque han nacido del trabajo conjunto, teniendo como única meta el bien de la educación y nuestra mayor aportación a los niños y sus familias, en esos espacios de humanización donde cada uno tiene cabida.

Y espero que dentro de muchos años (ya tenemos niños que sus padres fueron niños en la escuela) nuestros alumnos de hoy nos recuerden como personas que cambiaron su vida, porque para ellos fueron modelo y referente. Me sentiré muy satisfecha de saber que he contribuido en algo a esa tarea maravillosa que es EDUCAR.

Es decir, que nos recuerden por nuestra talla de educadores y nuestra talla de persona, haciendo que todo el que pasa por nuestra Escuela conozca sencillamente, un lugar de bien.

Y me quedan, no creáis que se me va a olvidar, los padres, con cuya respuesta siempre he podido contar y han sido para mi un pilar imprescindible para el funcionamiento en la tarea.

No puedo olvidar aquellos primeros años ya perteneciendo a la Administración, con una cantidad de solicitudes enorme, unas baremaciones interminables, unas listas de espera mayor que las de los que ocupaban las plazas, con lo cuál, las reclamaciones abundantes y había que responder. Gracias a los papás que respondieron siempre, que eran capaces hasta de aprenderse la Normativa (no voy a decir nombres para que nadie se me quede en el tintero). Y no digamos nada cuando llegaba La Estadística de la Enseñanza… ahí estaba Mercedes Ureña…. Y en su fecha todo en orden.

En fin, gracias a todos los que año tras año habéis colaborado en el Consejo Escolar de la Escuela, pasando por elecciones y lo que haga falta y colaborando siempre que algo se os pedía.

Gracias a los que colaboráis cada día creando buen ambiente y participando en todo aquello que surge o se os propone.

Deseo también que toda esta rica experiencia, amplia de empeño y colaboración se la podamos pasar a Lola, la nueva directora, para la trayectoria siguiente, deseándola siempre lo mejor.

Gracias a todos. Gracias a Dios”.