España : unos maravillosos días pasados en el grupo generacional “Colibbrí” en Carcassonne

Publié le : 8 mai

Estando ya de vuelta en nuestras respectivas comunidades, deseamos expresar nuestra experiencia de unos maravillosos días pasados en el grupo generacional “Colibbrí” en Carcassonne y visitas a los primeros lugares dominicanos.

Desde nuestra llegada a Toulouse todo ha sido disfrutar de acogida y vivencias fraternas. En el aeropuerto nos estaba esperando Sr Hélène Bou, no nos conocíamos pero fue fácil encontrarnos con la gran sonrisa que presentaba. Ya había pasado la “hora francesa” de comer, sin embargo allí estaba el resto de la comunidad esperando nuestra llegada a casa. Todo muy natural, sencillo, fraterno. En la tarde visitamos varios lugares de la ciudad, siempre acompañadas y no escatimando nada, con tal de hacernos sentir en familia. Vaya si lo consiguieron.!! Gracias hermanas por su alegre fraternidad y por entregarnos tanto

Después de la cena Sr Aline Boutonnet nos llevó a la residencia Sº Tomás de nuestros hermanos. Al día siguiente nos recogió para ya en Carcassonne preparar la acogida ella, y nosotras aprovechar, para visitar lo antiguo y lo más nuevo de la ciudad. Nuestra residencia estaba a 8 minutos andando de la ciudad amurallada.

Es la 1ª vez que participamos en este grupo de la Entidad de Francia, y…¡qué suerte hemos tenido de poder estar ! Mil gracias hermanas. Pensando en los días vividos :¿qué nos hemos llevado de este compartir fraterno ? Hemos disfrutado descubriéndonos nuevamente, y dándonos cuenta de que el tiempo, no ha borrado los rasgos de amistad y comunión, creados en los primeros años de nuestra VR. ¡Qué alegría re-encontrarnos tanto con las conocidas como descubriendo nuevas hermanas. Ha sido un verdadero regalo, el que nos hemos hecho. ¡Cuánta riqueza tenemos sabiéndonos constructoras de fraternidad !

Los diálogos han sido profundos, respetuosos, escuchándonos… nuestra mirada y comprensión se ha extendido como un gran abanico, donde se reflejaban nuestras respectivas entidades. Ha sido muy esperanzador, oír y escuchar los deseos manifestados de unas y otras, adentrándonos en el sentir de la CRSD que las Actas del último capítulo general nos ofrecen.

Todo no ha sido “exprimir nuestra materia gris”. Hemos tenido : risas, ocio-tiempo libre, salidas, visitas… No ha sido un horario estresante y además todo ha estado muy cuidado. Hasta hemos cantado (medio aprendido) un himno “propio” : EL COLIBBRI, con mucho contenido e infundiendo esperanza y optimismo ante la vida. Él hizo su parte ante una situación concreta…, ojalá cada una encontremos y realicemos nuestra parte, en la construcción de hacer y proseguir a la CRSD.
Un gran abrazo de :
Paula Sanz ; Rosa Nieto, Virgilia León.
Madrid