Pascua 2021. Buscarle…

Published : 5 April

“¿Buscáis a Jesús de Nazaret, el Crucificado? Ha resucitado: no está aquí.” (Mc 16:6)

¡Somos los discípulos de un Resucitado! ¡No de un crucificado! A veces es tan difícil creer en el Resucitado... Así que fijémonos en las mujeres del Evangelio, María Magdalena, María, madre de Santiago y Salomé.
Corren hacia la tumba, ese lugar de la memoria, donde podrán revivir el pasado, recordar a Jesús, ese rabino tan extraordinario. Allí es donde creen que lo “encontrarán”... al menos su cuerpo. ¿La tumba? ¡Vacía! El primer paso en este camino hacia la Resurrección es este: descubrir una ausencia y sentir el dolor de la misma. ¿Dónde está? No lo vemos. Sin embargo, está ahí, el que parece estar ausente, el que está Vivo. Para pasar de la primera ausencia -el cuerpo desaparecido en el sepulcro- a la segunda ausencia que poco a poco se convierte en presencia -el descubrimiento del Señor resucitado- las mujeres, y tras ellas Pedro y Juan, tuvieron que “moverse”, ponerse en camino, correr, buscar, incluso empeñarse... no puede haber encuentro con el Señor si no hay búsqueda y camino, ya sea externo o interno.
Las mujeres ante la tumba vacía no sólo están alteradas, sino totalmente desconcertadas. Y ahora, ¿dónde ir; dónde buscar? María Magdalena llora desesperada. No hay solución, no hay apertura, no hay futuro... Sin embargo, es ahí donde el Resucitado les espera, donde nos espera cuando todo parece perdido. ¿No estamos también nosotros desamparados, desanimados, en este tiempo de pandemia?; ¿no está mermando nuestra fe?
Al meditar sobre la fuerte experiencia de ausencia que tuvieron las mujeres, encontraremos la fuerza para dar nosotros mismos este salto en la fe. ¿Cómo? Escuchando el anuncio que viene de arriba:
En San Marcos “¿Buscáis a Jesús de Nazaret, el Crucificado? Ha resucitado: no está aquí. ” (Mc 16,6) Y en Lucas “¿Por qué buscáis entre los muertos al que Vive? No está aquí; ha resucitado. Recordad lo que os dijo...” (Lc 24,5-6).
Recuerda... en el momento en que retoman las palabras de Jesús en sus corazones, las mujeres reciben luz poco a poco y comprenden el significado de la muerte de Cristo y el significado de su propia “muerte”. Es la Palabra la que nos ayuda a releer nuestra historia, a captar quién es realmente Jesús, su misteriosa presencia en nuestra vida, siempre... y especialmente en los “tiempos difíciles”.
Recordar las palabras de Jesús, sus gestos, es el camino hacia la Resurrección para fortalecer nuestra fe y nuestra esperanza. Recordar sus palabras, invocar al Espíritu Santo para que se conviertan en “fuego” y “vida” en nosotros, adherirnos a ellas con alegría y ponerlas en práctica... para vivir como discípulos del Resucitado.
“Cuando abrimos el libro de la Palabra, Dios viene a caminar con nosotros”, decía San Ambrosio

Hna. Thérèse Marie Boillat
Traducción realizada en su mayoría con la versión gratuita del traductor www.DeepL.com/Translator