Consejo general ampliado, Brasil (4)

Publié le : 26 mars

Visita a proyectos sociales.

En la tarde del 21 de marzo, nos dividimos en tres grupos para visitar tres proyectos sociales diferentes en Belo Horizonte.
El proyecto « Dialogos per la liberdade » con mujeres en la prostitución. Es un proyecto inter-congregacional destinado a mejorar las condiciones de vida de estas mujeres y especialmente a « empoderarlas », es decir, con el fin de que puedan abandonar, si es posible, esta situación. .
En la reunión con estas mujeres y con las voluntarias del proyecto, nos dimos cuenta de la situación de explotación en la que se encuentran : es un verdadero turismo sexual donde algunas propietarias alquilan a estas mujeres habitaciones muy pequeñas, durante la tarde y la noche, a un precio muy alto. Para poder pagar, necesitan el « servicio » de al menos treinta hombres por día. Muchos de ellas pasan la noche en la calle, algunas han caído en las drogas, a veces son asesinadas.
A través del proyecto, el equipo de personas comprometidas intenta fortalecer la autoestima de estas mujeres, ayudarlas a conocer sus derechos y luchar por ellos, ofrecerles atención médica y atención psicológica. Para todo esto, hay talleres de concientización, información, trabajo personal donde las mujeres pueden reunirse, compartir su situación, cultivar una complicidad y solidaridad entre ellas. Al final, llegan a sentirse como una segunda familia, a veces con vínculos más fuertes que con la familia de sangre, donde a menudo han experimentado situaciones de violencia y abuso.
También visitamos, con un sacerdote carmelita muy comprometido, el Padre Gilvandez, un proyecto de ocupaciones urbanas en Santa Lucía, muy cerca de Belo Horizonte. Varias familias se están organizando para ocupar tierras abandonadas. Después de un período de preparación, deciden una fecha para llegar juntos al terreno que ocuparán. Durante la noche, la gente se instala allí y comienza a colocar los cimientos de las casas que ellos mismos construirán. No hay electricidad ni agua corriente, pero para la electricidad, usan los cables del ayuntamiento.
Una vez que están allí, se organizan para vivir, reclaman sus derechos, denuncian los abusos que sufren, porque muy a menudo intentan desplazarlos y, a veces, de manera violenta.
Las hermanas de este grupo visitaron tres ocupaciones. Les ha conmovido el coraje de estas personas que encuentran su fuerza en su sentido comuniatrio : las familias se unen, comparten su viaje y les da un sentido de unión y solidaridad. « La unión hace la fuerza », « juntos podemos » ; estos son lemas que repiten y expresan la experiencia que están viviendo.
Finalmente, otro grupo de hermanas visitó el proyecto « pastoral da rua » con personas que viven o han vivido en la calle.
El objetivo de este proyecto es acercarse a las personas que viven en la calle, escucharlas, crear relaciones con ellas y también ofrecerles un espacio en el Centro Diocesano de Pastoral de Belo Horizonte, para reunirse y formar una especie de comunidad que se ayuda y apoya mutuamente. En este espacio se ofrece todos los días la oportunidad de participar en diversas actividades. Al igual que en los otros dos proyectos, la experiencia comunitaria está en el centro. En esta comunidad, hay personas que viven en la calle, pero también otras que ya no están allí. Pudimos conocer a muchos de los que se habían reunido para saludarnos, contar su historia y también explicar lo que estaba sucediendo en el grupo.
Ellos comparten sus vidas y la Palabra de Dios ; rezan juntos ; reflexionan sobre las situaciones injustas que experimentan, como el hecho de que la policía a menudo retira la mochila de las personas que viven en la calle y, por lo tanto, se quedan sin documentos ni nada. Cuando fuimos allí, el grupo estaba preparando una manifestación para protestar contra esta situación.
Nos conmovió la autenticidad de su comunicación y la forma tan natural de compartir y confiarnos su vida, pero sobre todo por su capacidad para establecer profundos lazos de solidaridad entre ellos y crear, como ellos mismos dicen, una « segunda familia ».
En todos los casos, nos hemos sentido muy bien acogidas por las personas que hemos conocido ¡Gracias a nuestras hermanas en Brasil por darnos la oportunidad de visitar estos proyectos, donde también están presentes, y por habernos acompañado !

Hna María Ferrández