La “Tabla della Mascarella”

Publicado el : 11 de enero

Exposición en la Basílica de Santo Domingo, Bologna, de 25/03/2021 a 07/10/2021

La “Tabla della Mascarella” se llama así puesto que se conserva en la Iglesia de Santa María de la Mascarella de Bolonia, que fue el primer lugar donde vivieron, durante algunos meses, Santo Domingo y sus compañeros cuando llegaron a Bolonia en el invierno de 1218.

La tabla fue pintada al temple sobre una tabla de 43 × 572 cm poco después de la canonización de Santo Domingo en julio de 1234. Según la información disponible, se trata de la representación más antigua de santo Domingo con sus frailes. Fue pintada por un maestro del norte de Italia entre los años 1235-1240. En el centro aparece representado santo Domingo con la aureola, seguido a ambos lados por una serie de hornacinas en las que aparecen representadas grupos de frailes predicadores (24: 12 + 12), los cuales se encuentran sentados a lo largo de una mesa cubierta de panes. Gracias a la representación de los rostros que hace el pintor anónimo, los frailes parecen provenir de diversas partes de Europa ; es posible que el autor los haya visto con ocasión de un Capítulo General (en aquel tiempo los Capítulos Generales de la Orden se celebraban alternativamente en Bolonia y París). El significado de la pintura se inspira en el Prólogo de la Leyenda de Pedro Ferrand (inspirado en la Bula de Canonización de Santo Domingo):

« En un ocasión, Dios, habiendo llegado los últimos días o la hora undecima e invitando a los elegidos de muchas formas y de varios lugares a un banquete, envió a su servidor para que avisase a los invitados de que ya podían entrar, puesto que todo estaba listo. En la interpretación de San Gregorio Magno, este servidor es una Orden de Predicadores, la cual debe ser enviada para advertir a las almas de los hombres del inminente advenimiento del Juez en los últimos tiempos. La Escritura, de hecho, predijo claramente que habría una nueva Orden de Predicadores, la cual debería ser enviada al fin del mundo, cuando se afirma: “Envió a su siervo a la hora de la cena”. La hora de la cena es el fin del mundo y nosotros somos aquellos para quien el fin de los tiempos ha llegado.

Una nueva Orden, por tanto, es enviada a la hora de la cena, es decir, en los últimos días. […] Estos son los Predicadores: la divina Providencia ha previsto a la Orden para los peligros de estos últimos tiempos de modo que el número de los testigos aumente mientras se acerca el juicio de Aquel por medio del cual, en la humillación, se ha negado el juicio ».

En definitiva, nos encontramos ante la concepción más antigua que existe de la Orden en los tiempos de la canonización de Santo Domingo, es decir, la autocomprensión de la propia misión dentro de la Iglesia.

Fr. Gianni Festa, OP

dominicus800.op

Exposición en la Basílica de Santo Domingo, Bologna, de 25/03/2021 a 07/10/2021
H. 8.30 – 12.00; 15.30 – 18.00, de Lunes a Viernes
H. 8.30 – 12.00; 15.30 – 17.00, Sábado
H. 15.30 – 17.00, Domingo