Oración al atardecer

Publié le : 30 avril

Comunidad de Tamaraceite

Después de dos semanas de confinamiento y conversando con Inma, una hermana que está a 1.900 km de Gran Canaria, nos preguntábamos ¿qué podríamos hacer como dominicas ?, ¿qué podemos aportar a esta situación de confinamiento ? Y ahí surgió : “quizás una oración” y esta posibilidad la retomé en la comunidad, ¿veríamos compartir nuestra oración ? ¿cómo lo haríamos ?, ¿cuándo lo haríamos ? Y seguimos juntas la reflexión y las concreciones.
A principio de abril abrimos nuestra casa, a través de las redes sociales, por Facebook, para la oración al atardecer en directo, turnándonos con Inma de lunes a viernes. Las personas, cercanas y lejanas, las de España y las de otros países, que quieren pueden unirse.
Les comparto mi experiencia. Quería abrir nuestra casa y compartir algo de lo que vivimos a las personas que estamos en esta situación de confinamiento. Sin embargo, la red social es una cultura desconocida para mí, convivía con una cierta desazón interior e incluso, he de confesar, con un cierto prejuicio de considerarla ¡¡“mal visto” !!. Es decir, estar ante la gente que no conozco, sentir que no tenía el control, estar con otros sin ver sus caras, hablarles sin escucharlos … todo esto no me era familiar.
Poco a poco fui acogiendo esta realidad, aceptando las redes sociales como un medio donde navegar sin tener el control, y descubriendo que la oración al atardecer era una manera de entrar en relación con aquel y aquella que quisiera rezar junto a otras, (podemos leer sus comentarios), de ampliar nuestra fraternidad y de apoyarnos mutuamente en este tiempo de aislamiento social.

Neli Armas Tejera, de la comunidad de Tamaraceite, Gran Canaria.
Facebook. Dominicas Tamaraceite