¿Quiénes somos?

350 hermanas que viven
En 45 comunidades
En 10 países
En 4 continentes

Somos hermanas dominicas de vida apostólica. Mujeres de nuestro tiempo, hemos elegido seguir a Jesucristo viviendo en comunidad para dar testimonio del Reino de Dios entre nuestros hermanos y hermanas, en los barrios donde vivimos, a en nuestra vida cotidiana y en la misión. La misión es el horizonte de nuestra vida fraterna, de nuestra oración y estudio.
Formamos un cuerpo muy variado, tanto por nuestra situación geográfica como por la búsqueda de una vida en fidelidad a nuestra vocación común que engloba las vocaciones personales. Nuestra diversidad es una riqueza que nos invita a buscar, como Domingo, cómo hablar de Dios y vivir el Evangelio de un modo actual y adaptado a nuestros lugares de inserción.
Nuestra misión busca descubrir, despertar y sostener cualquier germen de vida y de amor que habita ya en el mundo, donde Dios se revela a través de todo lo humano y todo lo que humaniza. Toda nuestra actividad apostólica está concebida a la luz de la encarnación y suscita la libertad de cada persona para elegir los caminos de vida que se le ofrecen como hija de Dios y hermana de todos. Nos dedicamos a la predicación en todas sus formas: promoción humana, educación, trabajo por la Justicia y la Paz y el cuidado de la Creación, formación teológica, pastoral con jóvenes y adultos, acompañamiento espiritual, presencia en los medios de comunicación social, anuncio a través del arte y la cultura, búsqueda de caminos de interioridad… Nuestra vida fraterna es en sí misma predicación, da testimonio de una fraternidad posible y de una alegría enraizada en Jesucristo en la vida cotidiana.
Por la profesión pública de los votos, nos comprometemos a intentar vivir relaciones adecuadas con los demás, en la comunidad y con cualquier persona con la que nos encontremos (celibato voluntario), a una sobriedad alegre que quiere colaborar en la construcción de un mundo mas justo (pobreza voluntaria) y a la búsqueda común de la voluntad de Dios en interdependencia y desde la confianza recíproca (obediencia).